Existen muchos modelos de capas para el caballo o poni, por lo que puede que estés un poco perdido a la hora de elegir un modelo.

Cómo elegir una manta para caballo

¿Quieres comprar una capa para tu caballo o tu poni?. En este artículo te explicamos las ventajas de cada una y cuál es su uso habitual, para ayudarte a seleccionar la que mejor se adapte a las circunstancias de tu caballo o poni, y te presentamos las mejores ofertas en capas para caballo.

Capas de verano

Existen capas para usar durante el verano. Son ligeras y muy finas, y se fabrican con un tejido tipo rejilla.

Están pensadas para proteger al animal de los insectos que tanto molestan con el calor.

Puedes encontrar capas de cuerpo completo, o que solo cubran la cara, o se limiten a la zona de las orejas.

Capa de verano para caballo

 

Con ellas le ahorrarás muchas molestias a tu caballo. Y es que con el calor y debido al sudor, las moscas, los tábanos y otros insectos picadores se multiplican y llegan a poner muy nerviosos a los animales, que pueden cocear, morder o simplemente no estarse quietos mientras los cepillas, revisas los cascos, etc.

Si alguna vez te ha picado un tábano, entenderás el motivo.

Una de estas capas, idealmente combinada con un insecticida repelente que ahuyentará a la mayoría de los insectos, y tu caballo estará relajado y tranquilo todo el verano.

Capas de invierno

Aquí tenemos muchos modelos. Podemos agruparlos en capas que protegen de la lluvia, capas que protegen del frío, y capas que sirven tanto para la lluvia como para el frío.

Capas para lluvia

Las que sirven para la lluvia son finas y ligeras, y solo tienen una capa de tejido impermeable.

Son útiles para días frescos y muy lluviosos. Si cubren todo el cuerpo, sirven para que tu caballo pueda estar en el prado pastando cómodamente. Aquí tienes un ejemplo:

Capa impermeable para caballo

Si cubren solo la grupa, puedes usarlas mientras montas durante alguna excursión, ya que la silla puede ponerse al mismo tiempo. En esta imagen puedes ver un modelo habitual:

Capa impermeable para caballo

Capas para frío

Las capas que protegen del frío están formadas por un tejido tipo polar, apenas pesan, y son muy prácticas en climas secos y fríos.

También sirven para después de montar en exterior. Así tu caballo no se quedará frío al permanecer en reposo tras el ejercicio.

Aquí puedes ver un modelo de capa polar. No son impermeables y tampoco resisten ciertas actividades del caballo en libertad, como el revolcarse, por lo que es mejor usarlas solo si está en el establo o amarrado.

Manta polar para caballo

Capas para frío y lluvia

Y finalmente tenemos los abrigos, el todo en uno. Son capas gruesas y pesadas formadas por tres tejjidos superpuestos.

Llevan una parte exterior de tejido impermeable, una de relleno que mantiene la temperatura, y una capa de tejido transpirable que es la que contacta con el cuerpo del animal.

Estas capas cubren todo el cuerpo, y se les puede añadir una pieza para proteger también el cuello. Aquí puedes ver un modelo:

Capa y protector cuello impermeables para caballo

¿Qué modelo elegir?

¿Y en qué tienes que fijarte a la hora de seleccionar un modelo frente a otro?.

Una vez tienes claro para qué momentos quieres la capa, es hora de fijarse en el diseño.

Todas llevan una correa (o más) para amarrar en el pecho, y dos cinchas cruzadas para el abdomen, que son regulables en longitud.

Luego suelen incluir una pieza suelta para la cola, que permite que la sacudan y muevan a voluntad sin que les moleste.

En esta pieza de la cola se incluye un cordón para pasar por debajo de la misma, y así sujetar mejor la capa al cuerpo del animal.

Y todas suelen llevar también una zona de refuerzo en la cruz, donde la capa se curva para adaptarse a la anatomía del caballo. Si tiene tejido suave en esa zona, mejor, ya que el caballo sube y baja el cuello con frecuencia, y ese punto es de máximo rozamiento.

Lo más importante es vigilar que el modelo elegido tenga fuelles en la parte delantera, a la altura de los hombros.

Si no, para estar en box o establo no  habrá problema, pero en exterior el caballo extiende mucho las patas delanteras para caminar, y el tejido de una pieza en la parte del pecho le impedirá moverse cómodamente. En ese caso, probablemente le produzca rozaduras.

Un fuelle a la altura de cada hombro, y podrá desplazarse libremente, incluso al galope, sin interferencias.

Otro punto a valorar es la sujeción trasera.

Con el viento y al revolcarse por el suelo la capa se va descolocando, desplazándose hacia un lateral y haciendo que uno de los lados quede más cerca del suelo que el otro.

Tan cerca que a menudo terminan por pisarlo, y rompen la capa.

Y para evitar esto, algunos abrigos llevan unas cinchas que se colocan por la parte interior del muslo del animal.

Estas cinchas tienen una longitud regulable, para adaptarse a todos los caballos. Así logran que el viento y los movimientos naturales del animal apenas desplacen la capa.

De ese modo te durará mucho más tiempo.

Así que en resumen, capa de agua, para clima templado y lluvioso. Capa de forro polar para clima frío y seco o para caballo estabulado. Y capa todo en uno para frío y lluvia. Con fuelles en la parte delantera, y cinchas para los faldones de las patas traseras.

Y siempre de tejido transpirable: los caballos sudan y si el abrigo  no transpira, estarán mojados y fríos a pesar (a causa de, en realidad) de la capa.

Por si no has tenido suficiente donde elegir, aquí te dejamos un enlace con muchos más modelos de capas para tu caballo, seguro que alguna te encanta.

 

Y ya hemos terminado, con estas indicaciones podrás elegir la capa perfecta para tu caballo sin miedo a equivocarte. Si te ha resultado útil esta información, puedes dejarnos tu voto.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5.00 de 5)
Loading...