La cuadra2018-06-12T12:43:37+02:00

La cuadra

Una cuadra o establo es una edificación que reúne ciertas características que le permiten alojar de modo temporal o permanente a los animales de granja, o en el caso que nos ocupa, a caballos.

Por lo tanto, la cuadra o establo es el lugar donde se mantiene al caballo cuando está en reposo o descansando, o donde se aloja y vive de modo permanente.

¿Qué debes saber sobre la cuadra para caballos?

Desde hace cientos de años se utiliza el sistema de estabulación para facilitar el manejo del caballo, bien como lugar definitivo donde mantenerlo, bien cuando se estaba de viaje y se paraba para descansar y alimentar a los animales.

En el caso de caballos de competición, trabajo o exhibiciones, mantenerlos en una cuadra permite regular el ejercicio y actividad a realizar. También permite un control muy preciso sobre la alimentación adecuada, tanto en calidad como en cantidad.

Por último es una gran ayuda para que el caballo se vea limpio y aseado fácilmente, algo muy importante si va a competir o a participar en concursos y exhibiciones.

Lógicamente, en invierno les protege del mal tiempo, y en veranos muy calurosos les da refugio frente al sol y a muchos insectos.

¿Qué trabajos hay que realizar en una cuadra?

El inconveniente principal de este modo de manejo es el gran trabajo que genera.

Para que un caballo que permanece muchas horas en el establo esté bien atendido, es necesario suministrarle comida varias veces al día. Así se trata de imitar su patrón de consumo natural de alimento, ya que los caballos dedican muchas horas al día a pastar.

También es necesario hacerlo así para mantener sano su aparato digestivo. El digestivo del caballo está preparado para trabajar constantemente, no solo una o dos veces al día.

Cómo es de esperar, hay que realizar mucho esfuerzo para mantener la cuadra o los boxes limpios: los herbívoros generan gran cantidad de estiércol diario, y lógicamente un animal de 500 kilos orinará mucho a lo largo del día. Por lo tanto hay que ser muy cuidadosos con la limpieza regular del espacio que ocupa el caballo.

Finalmente, como para facilitar la limpieza el suelo suele ser de hormigón, que es muy duro, es preciso aportar un sustrato blando para la cama que sea cómodo para el descanso del caballo. La paja o la viruta suelen ser los elementos más utilizados. Este material debe ser rápidamente retirado cuando está sucio o viejo.

Aunque en establos modernos puede que veas suelos especiales de caucho. Estos suelos son sencillos de limpiar y mantener, más blandos y cómodos para el animal, y amortiguan los ruidos.

El resultado es que en el establo deben realizarse una serie de tareas de mantenimiento rutinarias varias veces al día, sin excusas, para que el caballo allí alojado reciba los mejores cuidados y esté cómodo.

Hay jinetes que se ocupan personalmente del alojamiento de su animal.

Pero para los que no tienen espacio adecuado, tiempo suficiente o simplemente no se ven capaces de hacerlo de modo correcto, existe el sistema llamado “de pupilaje”.

El pupilaje es un servicio muy habitual en los centros hípicos. Consiste en contratar el servicio de dicho centro, que alojará a tu caballo en sus instalaciones ocupándose de su aseo, alimentación y comodidad, para que tú solo tengas que disfrutar de él y sacarlo a hacer ejercicio.

Principales características de una cuadra

Las características más destacadas de una cuadra son las siguientes:

Medidas mínimas de 4 x 3 metros, algo menos si es para ponis.

Paredes lisas para que el animal no pueda hacerse heridas.

Puertas partidas en dos que se abren hacia afuera. Si se abren hacia dentro el caballo puede impedir su apertura al estar delante.

Idealmente la parte superior de las puertas permitirá que el caballo saque la cabeza para observar el exterior, así se evita el aburrimiento.

También puede optarse por colocar cadenas que impidan la salida del animal, pero le permitan ver el exterior mientras come con la cabeza próxima al suelo. A muchos caballos esto les resulta tranquilizador.

Los pestillos de las puertas deben estar fuera del alcance de los caballos: muchos aprenden a abrirlos, pues son animales muy inteligentes y observadores.

Debe haber anillas bien ancladas donde poder amarrar un ronzal en caso de necesidad.

También es interesante disponer de un bebedero automático, si se dispone de conducción de agua para su instalación. Este tipo de bebederos son muy cómodos y aseguran una disposición constante de agua.

Sin embargo, deben revisarse a diario por si se obstruyen, y en caso de frío intenso el dispositivo de salida de agua puede congelarse y dejar de funcionar.

Un pesebre o comedero, fijado a cierta altura para que el caballo no pueda volcarlo o meterse en él.

Otra opción para suministrar el heno es usar redes o mallas diseñadas para este fin. Estas redes mantienen al caballo entretenido mientras come y evitan que desparrame el heno por el suelo, desperdiciándolo.

¿Qué tipos de cuadras hay?

Actualmente los caballos se pueden mantener en cuadras o establos individuales, o bien en grandes caballerizas divididas en pequeños establos o boxes situados a lo largo de un pasillo. En cada box se alojaría un solo caballo.

También existen los llamados paddocks.

El paddock es un sistema de estabulación para caballos en el que el animal tiene una zona cubierta donde refugiarse, el equivalente a una cuadra o un box, y un espacio al aire libre al que puede acceder cuando desee.

La zona cubierta puede ser una caseta prefabricada diseñada para tal fin, o una estructura construida a medida. El espacio exterior se delimita mediante vallado o pastor eléctrico. Generalmente ese espacio es reducido, de hasta  unos pocos cientos de metros cuadrados, por lo que debido al pisoteo constante no dispone de hierba. A cambio el suelo es de tierra o del material que de modo natural conforme el terreno, lo cual es adecuado para el caballo.

Se pueden colocar varios paddocks consecutivos, con lo que los caballos no pueden correr ni relacionarse entre ellos (salvo con el del paddock vecino), pero sí pueden ver lo que ocurre a su alrededor, revolcarse por el suelo, tumbarse al sol, y darse alguna pequeña galopada en el espacio disponible, entrando y saliendo del box cuando así lo desean.

En este vídeo puedes ver un grupo de caballos disfrutando del exterior de una instalación tipo paddock.

Es una instalación intermedia entre mantener al caballo en una cuadra totalmente cerrada y dejarlo en un prado de gran superficie sin ningún control.

Como ventajas, el animal interacciona más con su entorno y puede ver a otros caballos. Esto disminuye el aburrimiento y el estrés, mejorando o eliminando los vicios de cuadra. También puede realizar conductas naturales como revolcarse en tierra, y dispone de mayor movilidad, lo cual podría ayudar a prevenir ciertas enfermedades graves que padecen estos animales. Además no se manchan con su orina o estiércol, ni es necesario estar tan pendiente de la limpieza del suelo.

Como inconvenientes, con lluvia el suelo se convierte en un barrizal, y si tiende a encharcar puede ser perjudicial para los cascos. El caballo suele estar siempre sucio, aunque no es difícil de limpiar. También es posible que el pelo del cuerpo les crezca más denso, largo y tupido durante el invierno, para protegerse del frío, lo cual puede dar algunos problemas de exceso de sudoración cuando son montados.

Y con esto ya has aprendido lo más importante sobre la estabulación del caballo. En el blog podrás encontrar artículos más amplios dedicados a los trabajos que hay que realizar en el establo y las herramientas de uso más común para esta finalidad.

Pin It en Pinterest

Compartir esto