Hay muchos tipos de frenos en el  mercado, y a veces es difícil diferenciar el porqué del aspecto de unos u otros. Lógicamente no hay que guiarse por criterios estéticos para comprar un freno para caballo, así que te damos unas pautas para orientarte a la hora de elegir.

¿En qué fijarse al elegir un freno de caballo?

Si eres novato, tu primera opción de compra es decantarse por un freno de una pieza o partido, también conocido como filete.

Idealmente elige el freno más sencillo si no sabes cómo responde tu caballo al mismo, y si ves que te da problemas de manejo, opta por frenos más elaborados.

Muchos caballos responden bien a los frenos más simples, y ponerles frenos más duros  implica que estarán incómodos e incluso doloridos y responderán mal a las riendas.

Mira que el hierro sea grueso y redondeado. Así tendrá más superficie de apoyo sobre las encías y no se clavará en ellas. Si es de una pieza, debe ser ligeramente curvo, así se ajustará mejor a la lengua.

Las anillas de los extremos suelen ser en D o circulares. En principio las que tienen forma de D pueden ser algo más molestas en la comisura de los labios, así que mejor circulares.

Freno filete con anillas

Filete con anillas redondas y con anillas en D

Estas anillas deben ser grandes, así se evita que al traccionar de una sola rienda el filete se salga de la boca. Aun así, si esto ocurre, hay filetes que tienen una pieza recta unida a la anilla que evita el deslizamiento del hierro dentro de la boca del animal.

Es interesante poner un protector de goma entre la anilla de los extremos y el hierro. Este protector quedaría por fuera de la boca, entre el labio y la anilla. Sirve para evitar pellizcos de la anilla en los labios. Hay frenos que ya las tienen incluidas.

Un ejemplo de bocado sencillo que podrías elegir sería este:

Bocado partido de cobre para caballo

Más detalles

 

¿Qué talla de freno elijo?

El tamaño es importante, ya que si es demasiado  pequeño las anillas estarán pegadas a los labios, y si sobresale demasiado se deslizará dentro de la boca ocasionando molestias.

Por ello existen distintas tallas de freno. De modo orientativo te damos estas medidas:

115 mm de freno (4,5″): 120 a 150 cm de alzada a la cruz

125 mm de freno (5″): 150 a 165 cm de alzada a la cruz

135 mm de freno (5,3″): 165 a 180 cm de alzada a la cruz

145 mm de freno (5,7″): más de 180 cm de alzada a la cruz

El freno no debe sobresalir más de un centímetro por cada lado de la boca.

Evita los hierros muy finos o de formas no redondeadas (triangular, retorcido, cuadrado, etc.). Son lesivos con la boca del caballo.

Idealmente el freno debe tener algo de cobre en la composición, pues el cobre ayuda a salivar; la boca seca hace que el freno moleste al caballo y los filetes de caucho o goma suelen secar la boca. Hay caballos que además los mordisquean, y los de caucho suelen romperse con relativa facilidad.

En caso de elegir un bocado, debes colocar la cadenilla de tal modo que quepan dos dedos entre la misma y la barbilla, para que no produzca rozaduras.

Errores a la hora de elegir un freno para caballos

Hay ciertas cosas que deberías evitar que tengan el freno elegido, sobre todo si eres novato. Te contamos cuáles.

Puente elevado

El arco que aparece en la parte central de algunos bocados. Se clava en el paladar. Mejor si no tiene.

Modelo de freno para caballos: bocado rígido

Bocado rígido para caballos

Patas largas

Las patas son los hierros que quedan  por fuera de la boca y que llevan anillas donde se enganchan las riendas.

Hacen palanca sobre la boca del caballo, lo que implica que con un pequeño movimiento de muñeca se hace una gran presión en la boca. Si tiras de las riendas, el efecto palanca dañará la boca de tu caballo. Y si eres novato, tirarás de las riendas con frecuencia. Cuanto más largas son las patas, más palanca hace.

Freno de caballo tipo bocado partido

Bocado partido con patas largas

Así que por lo que te hemos explicado, tienes que descartar los frenos tipo hackmore. No llevan hierro en la boca, pero suelen tener patas muy largas para hacer palanca sobre la nariz, que también es un punto muy sensible

Freno de nariz tipo Hackmore

Hackmore o freno de nariz

Y para finalizar, ¿conoces las cabezadas sin freno?. Existen cabezadas diseñadas para utilizarse sin freno ni en la boca ni sobre la nariz. Si quieres probar una, puedes comprar ésta:

 

Más detalles
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…